Delante de tu Altar, Señor, delante de tus brazos abiertos en Cruz,

¡cuantas cosas te diría!, Señor. Negué tu amistad y tu amor, me fui de tu casa muy lejos del sol.

¡Cuantas cosas te diría!, Señor.

Vuelvo a tus brazos, ¡abrázame!, Señor, de rodillas hoy te pido perdón.

Vuelvo a tu lado, ¡bendíceme!, Señor, a tu lado cambiará mi corazón.

¡Oh, Señor!, en tus manos encomiendo mi amor.

Anduve errante sin pastor, fui un pobre peregrino huyendo de Dios,

malgastando los talentos de su amor. ¡Perdón!, mis hermanos, ¡perdón!, por mis pecados os pido perdón;

no he sabido repartiros mi amor.

Delante de tu Altar